Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Uncategorized’ Category

Creo que todos estamos de acuerdo en que el RENAUT es un trámite inútil, una pérdida de tiempo que no va a ayudar a combatir la delincuncia y que en cambio presenta fallas de seguridad muy evidentes. Para registrar un teléfono solo se necesita mandar un mensaje con la CURP de la persona, quedando en el sistema que tal número es responsabilidad de dicho usuario.

Esto ha dado pie a que periodistas, ociosos y curiosos hayan registrado números a nombre de funcionarios del gobierno y celebridades, con el objeto de evidenciar las deficiencias  del RENAUT.

Sin embargo he leído en algunos blogs y en twitter que la gente ha considerado y de hecho HA utilizado la CURP de alguien más (un conocido, por ejemplo) para registrar su celular. Esto se me hace lamentable, estúpido y patético. Una cosa es que el gobierno sea un inepto, incapaz de implantar un control que proteja la información, y otra que los ciudadanos se aprovechen de este vacío para saltarse el orden.

Yo quisiera saber si esas creaturas, chistositas que andan robándole la identidad a otra persona, tienen idea de las consecuencias de sus actos. Porque nunca se sabe, imaginemos que pierden su teléfono o se lo roben, al no estar registrado a su nombre no hacen la denuncia correspondiente ni lo dan de baja, ese número es utilizado para cometer crímenes y terminan llevando a la cárcel -o de menos dándole un susto- al verdadero titular la CURP que tan graciosamente usurparon.¿Y quién termina sufriendo, ellos? ¡No! Ni siquiera les importa.

Y no estoy hablando de rateros o secuestradores, sino ejemplares clasemedieros que curiosamente justifican sus actos con el hartazgo que les produce la mala actuación del Gobierno Federal. Como Calderón es un inepto voy a hacer cualquier cosa que lo contraríe, así que para burlarme de él voy a robarme los datos de alguien más y le voy a jugar una broma al gobierno, ja, ja, ja, qué chistosito, listo y chingón soy.

Yo me pregunto si conocen algo que se llama “empatía”. ¿Les gustaría que les hicieran eso?¿Que un día lleguen a molestarlos por un crimen que no cometieron, solo porque por allí a algún enojadito y revolucionario con causa se le ocurrió la ingeniosísima idea de obtener su CURP de la página de SEGOB y registrar un teléfono, sin su consentimiento?

Luego se sorprenden por que les clonan la tarjeta de crédito, los extorsionan o los asaltan. De inmediato extienden su dedo flamígero, despotrican contra la lentitud y corrupción de las autoridades (que no les niego)exigen justicia, reclaman sus derechos. Pero se olvidan de sus obligaciones, esas que tenemos no ya con el estado, sino con la sociedad y con el prójimo: no hagas a otros lo que no quisieras que te hagan a tí.

Me parece bien que se opongan a la medida, si no quieren cumplir no lo hagan, no pasa de que se queden sin servicio y tengan que comprar otro teléfono. Excelente que sean críticos del gobierno y exijan calidad y honestidad. Lo que no se vale es que jodan a otro con el pretexto de que “están enojados” y hagan cosas que podrían afectar a alguien más sin importar las consecuencias.

No se hagan, eso es de patanes.

Read Full Post »

Ánima ubicado al costado sur de la Catedral Metropolitana, México
Ánima ubicado al costado sur de la Catedral Metropolitana, México

Para nosotros, habitantes del siglo XXI, científico y racionalista, el tema de la muerte se evita y oculta. Pero durante cientos de años la muerte fue una presencia cotidiana y familiar;  los desórdenes sociales, las frecuentes epidemias y las condiciones climatológicas que destruían las cosechas  sesgaban con frecuencia la vida de hombres, mujeres y niños de todas las edades y condiciones sociales.

En aquel ambiente, carente de  explicaciones racionales que permitieran comprender los desdichados eventos que sucedían, las personas hallaban consuelo en la religión. El Catolicismo alentaba la creencia de que esta vida era sólo un tránsito pasajero del alma, cuyo verdadero destino se encontraba más allá de la muerte. Es por ello que los sufrimientos pasados en el mundo eran sólo una prueba para gozar de la presencia de Dios, pero únicamente si se seguían los preceptos que la Iglesia había establecido. Dependiendo de la conducta llevada durante la vida cambiaba  el lugar al que el alma se dirigía una vez que hubiera abandonado el cuerpo.

En el Cielo uno se encontraría de la presencia de la Trinidad, la Virgen María, los Ángeles y los Santos. Sin embargo era casi imposible que cualquiera fuera allí inmediatamente al morir, incluyendo aquellos que se habían portado bien. Dicho privilegio sólo estaba reservado para los mártires y santos.

Al Infierno llegaban aquellos que hubieran muerto en Pecado Mortal (como el suicidio y el asesinato), sin haberse confesado, o los “herejes” (como los musulmanes). Se trataba de un lugar espantoso, donde los condenados sufrirían por toda la eternidad de torturas acordes con los pecados cometidos mientras ardían en el fuego que causaba más dolores que todos los males del mundo juntos.

El Purgatorio era una zona que se encontraba en medio de los dos. Era un lugar de purificación, en donde   pasarían una temporada las almas de quienes fallecían en pecado venial, como los chismosos, los glotones o los perezosos. Es decir, casi todo mundo.  El fuego del purgatorio causaba grandes dolores, había oscuridad por todas partes y sólo se escuchaban los quejidos de las ánimas en pena. Dependiendo de las faltas era el número de años que se pasaba allí, en cualquir caso se creía que no podían ser menos de unos miles. Al final de la penitencia las almas eran rescatadas por los ángeles, quienes las llevaban ante la presencia de Dios.

La existencia del Purgatorio fue reconocida por el Iglesia Católica desde el siglo XII, sin embargo se le dio un fuerte impulso y difusión a partir del Concilio de Trento (1545-1563) como parte de la Contrarreforma, un poderoso movimiento en respuesta a las acciones de Lutero.  Para evitar que los fieles cayeran en las garras protestantes se necesitaba reafirmar su fe por medio de pinturas y sermones, haciendo vívidos las delicias del cielo o los tormentos del infierno y el purgatorio. Lo segundo se consideró más efectivo, ya que el temor al castigo era mejor motivador que la promesa de una recompensa.

Nos ocuparemos del purgatorio, por ser un espacio que ha producido interesantes fuentes iconográficas.

EL PURGATORIO

Para los habitantes de América, especialmente la Nueva España, que vivieron en el último tercio del siglo XVI y finales del XVII, era casi un hecho de que al morir sus almas irían al purgatorio. No era un pensamiento reconfortante, ya que los sermones que daban los sacerdotes, con gran teatralidad, se encaminaban a hacer sentir e imaginar en carne propia las penurias que les esperaban.

El alma, se halla despeñada en aquel profundo abismo despedazada con la pena de sentidos:nadando en aquel tenebroso lago, de negras llamas, ciega, a oscuras, sin poder ver la cara de Dios su Padre…

Para reforzar dichos contenidos los pintores retrataban a las ánimas solas, purgantes, desesperadas, abrazadas por las llamas de la purificación. En dichas representaciones podemos ver a hombres y mujeres desnudos, con las manos unidas en actitud de rezo, rostros compungidos y generalmente con los ojos vueltos hacia arriba, ansiosos de reunirse con Dios.

Las imágenes de las ánimas podían encontrarse solas o dentro de la composición de un cuadro mayor. Un ejemplo claro es el que presenta a las tres Iglesias:La Purgante, donde están las almas; la Militante que es la que se encuentra en la tierra, compuesta por sacerdotes y fieles, y la Triunfante que tiene su asiento en el cielo y como jefe a Dios, Jesús y la Virgen.

Una vez que el tiempo de expiar los pecados había pasado, un ángel descendía al purgatorio para rescatar al ánima y llevarla hacia la Gloria.

La creencia popular atribuía a la Virgen del Carmen  la capacidad de “sacar” a las almas del Purgatorio. Para ello se necesitaba llevar el escapulario, y si se moría usándolo el alma sería liberada al siguiente sábado de su fallecimiento. Por supuesto que esto tenía que estar acompañado por una vida ejemplar, porque si se ponían
el escapulario únicamente para salir del purgatorio no tendría efecto.

Los pobres sufrientes no podían hacer nada desde su ubicación para mejorar su situación, así que todo dependía de la ayuda que podían obtener del mundo terrenal. Habían misas especiales generales donde se rezaba para que las ánimas terminaran con su penitencia lo más rápido posible. Y es que un alma podía acortar su tiempo de estancia en el purgatorio a través de obras pías, donaciones, y sobre todo misas. Era muy común en los testamentos de la época dejar cierta cantidad de dinero para la “celebración de misas por mi alma” ; los más acaudalados donaban sumas muy fuertes o bien establecían capellanías para que rezaran por ellos eternamente. Quienes comunmente realizaban tal servicio eran los Carmelitas, cuyo fundador, San Simón Stock había recibido la revelación del escapulario por medio de la Virgen.

También se podían comprar indulgencias, literalmente se pagaba para acelerar el proceso.

Aquellos que no eran tan afortunados rezaban por las almas de sus parientes, esperando acortar su tiempo de purificación.  Se creía que una vez que estuvieran liberadas, dichas almas intercederían por los vivos con Dios. Durante el siglo XVII éste culto se propagó y llegó a ser muy fuerte. Los sermones respecto a las ánimas se realizaban los lunes a las ocho de la noche, en iglesias sumidas en la semi oscuridad, dictados por un sacerdote que recreaba, con habilidad casi teatral, el ambiente que se sufría en el purgatorio. Algunos fieles reportaron haber recibido visitas de las almas de sus parientes muertos, quienes les rogaban que hicieran tal o cual cosa para poder ser liberados y ascender al Cielo. La sugestión estaba a la orden del día en una sociedad para la cual no había una gran diferencia entre lo natural y lo sobrenatural.

Con el tiempo y la llegada del racionalismo en el siglo XVIII, poco a poco fue disminuyendo el poder del purgatorio en el ánimo de las personas. Sin embargo creo que aún quedan reminiscencias del culto a las almas, ya que ¿no abundan historias de fantasmas que no pueden obtener el descanso eterno por alguna razón, y vuelven a la tierra a completar una misión? Tal vez el pasado nos persigue.

Read Full Post »

Nunca he sido una persona que crea en cualquier asunto relacionado con milagros, apariciones, santitos y demás cosas. Desde pequeña mi educación, residuo del pasado comunista-light de mis padres me inculcó un gran escepticismo hacia todo ese tipo de cosas. Es más, incluso de más joven yo detestaba enormemente aglomeraciones de gente acudiendo a pedirle a X o Y entidad celestial milagros de todo tipo. Hasta dicen que cuando tenía la tierna edad de 6 o 7 años hice un dibujo del cura Hidalgo con su estandarte que decía QUE NO VIVA LA VIRGEN DE GUADALUPE

El hecho es que simple y sencillamente no me gustan ni las peregrinaciones, ni las procesiones, ni las  misas multitudinarias. Si no me gusta mucha gente en un mismo lugar, mucho menos eventos donde hay miles de personas reunidas por una causa que considero absurda.

Desde hace algunos años, por cuestiones de trabajo, tengo que pasar diario por el centro y más específicamente por el Metro Hidalgo. ¿Y qué templo está a las afueras de dicha estación? Adivinaron, el de San Hipólito, mejor conocido por ser de los principales donde se ejerce el culto a San Judas Tadeo, el santo de las causas imposibles, que usa una túnica blanca con verde y tiene una flamita sobre la cabeza cual Pokemón.Quesque es muy milagroso y no se que, el hecho es que es harto popular por estos lares.

Por si no lo sabían el 28  de cada mes es SU DÍA (¿conocen a un santo que tuviera tantos días al año? ese compa de veras debe ser bueno en su chamba) y cuando eso pasa, torrentes de personas de no muy confiable apariencia se lanzan hacia la pobre iglesia barroca cargando imágenes de distintos tamaños, atascadas de escapularios, cuentitas de colores, rosas y demás. Generalmente son jóvenes a los que denominaré “fans” porque visten playeras negras con el dibujito de Judas que además exhiben la oración correspondiente. Y en no pocos casos de ellos puedo decir que me daría miedo encontrármelos en una calle oscura en la noche, esas caras se cargan. Supongo que entre ellos debe haber raterillos y criminales de verdad, y  sus culpas han de ser directamente proporcionales al tamaño del San Judas que llevan cargando, algunos de ellos de escala casi natural.

Digamos que no me gustan esas multitudes, digamos que no me gustan esos ritos, digamos que no me agrada esa multitud en particular y el desmadre que causan en todos los medios de transportes de la región, entre los cuales se encuentra el Metro, noble limosina naranja que yo utilizo.

Pues resulta que este pasado martes llovía a cántaros, yo bajé en Hidalgo en la línea azul. Dada mi experiencia previa yo sabía que en transbordo a la línea verde, dirección Indios Verdes, iba a estar del vómito, cosa que se confirmó. Así que decidí tomar la ruta habitual, que es salirme del metro y abordar la pecera que me deja en mi casa. Alli empezó mi pequeño infierno, pues resulta que en mi gran inteligencia había olvidado que ese día se pone un horrendo tianguis garnachero frente al Templo de San Judas, desplazando a las peseras hasta un lugar indeterminado  que en medio de la lluvia, el aire y la multitud nunca pude divisar.

Verme contrariada casi me hace chillar de la desesperación. No podía regresar al Metro porque la bola de gente y vendedores de rosarios me tapaban la entrada, quise llegar hacia Reforma pero antes me tardé más de diez minutos en recorrer como 20 metros de terreno tapizado de puestos ambulantes de comida, basura, gente mojada, yo pisando charcos inmundos hechos de una mezcla de agua de lluvia ácida y fluidos de origen indeterminado con mis pobres lindos flats del Palacio de Hierro que tanto quiero, el líquido radioactivo empapando mis pies.

Al llegar a Reforma le pregunté a un Poli si sabía donde salían las peseras para mi casa, pero obviamente no sabía. Me tuve que subir a una que se fuera hasta La Villa, llena hasta las cachas de Fans From Hell de San Juditas con sus respectivas figuras de yeso, incluyendo un adolescente que llevaba una más grande que sí mismo (el chofer debió haberle cobrado pasaje también, IMHO). Yo mojada y de malas me mareaba por el aire encerrado del vehículo, maldiciendo a los mil demonios y santos de este país. Afortunadamente el trayecto no fue tan largo o de lo contrario sí me hubiera vomitado.

Cuando llegué a La Villa seguia lloviendo horriblemente. Mi paraguas chino extra chafa se deshacía con el aire, volví a pisar más asquerosos charcos provenientes de los puestos que rodeaban al metro hasta llegar a la entrada del mismo. Finalmente conseguí meterme al vagón deliciosamente vacío y pude llegar a mi casa, donde procedí a lavarme los pies esperando no haber contraído una nueva variedad de ÉBOLA JUDAISANO o a ver que.

Esa misma noche se murió mi PC, aunque después revivió. Conclusión: San Judas me odia. u_u

Read Full Post »

Pobres ilusos...Pobres ilusos…

Corría el feliz año de 2006. En esos tiempos yo me encontraba a disgusto en mi carrera de Diseño de la Comunicación Gráfica en la UAM AZC. Me sentía fuera de lugar, sentía que era no era mi vocación. Por eso cada vez que podía leía libros de historia e investigaba sobre diversos temas de lo mismo; era una manera de “escaparme” de la realidad que no me gustaba dando cauce a mis intereses naturales, ya que desde pequeña esta disciplina me interesaba mucho. Luego un día se me ocurrió que sería buena idea hacer una segunda licenciatura, precisamente en Historia. Según yo era una decisión pensada que ya no podía esperar más, tal era mi interés por aprender, por volcarme en ella (ajá), por cambiar de ambiente, de las computadoras, el youtube y los videojuegos a los libros, las bibliotecas y los documentos antiguos. Sentía que era allí a donde yo pertenecía.

Después de consultar brevemente la información disponible, la única alternativa que tenía era la Licenciatura en Historia en Sistema de Universidad Abierta (SUA) en la UNAM, con sede en la Facultad de Filosofía y Letras en C.U. El centro mismo de las humanidades de nuestro  país, o al menos esa fama tiene. No ocultaré que yo me encontraba emocionada porque era algo completamente diferente a donde estaba estudiando , y en cierta forma, más afin al modo de vida que había llevado hasta entonces, completamente ñoño-ratón-de-biblioteca.

Mis padres me apoyaron aunque permanecieron escépticos. Cuánta razón tenían XD.

Como correspondía, hice todos los trámites de rigor. No me pregunten cuáles fueron porque ya se me olvidaron. Sólo es importante destacar que llevé el proceso en tiempo y forma, con gran dedicación y constancia, entregando documentos, sacando ficha, leyendo las instrucciones en internet, etc. Lo único que no hice fue estudiar; no estudié NADA a pesar de haberme bajado la guía oficial y haberla checado varias veces. Siempre lo dejaba para después, argumentando que no iba a ser tan difícil agarrar un buen ritmo en cuanto me aplicara de veras. La cuestión es que así me la pasé hasta el sábado anterior a la fecha del examen, cuando decidí abrir un libro de física para cerrarlo diez minutos después, admitiendo que no iba a recordar en una semana lo que había olvidado con tanto empeño durante tres años.

Me tocó hacer la prueba un caluroso sábado no sé de qué mes, creo que a mediados de año, a un colegio particular que estaba hasta Taxqueña. Llegué con mis dos horas de anticipación a formarme junto a una larga barda, entreteniéndome mientras llegaba mi momento en dibujar monitos sobre un folleto de escuela patito para rechazados que me habían entregado.Como era de esperar el ambiente se mantenía muy activo, a mi lado jóvenes inocentes platicando con sus padres que los acompañaban, o con sus amigos que también iban a hacer el examen, situación que siempre me ha dado algo de repelús porque ¿qué no son capaces de hacer sus cosas sin la bola?; y en fin, muchos otros solitarios que meditaban sobre su incierto futuro. Agreguemos los vendedores de plumas, lápices, sacapuntas, gomas, fólders,  y repartidores de instituciones tipo  “SIMIuniversidades”  y tendremos el cuadro completo.

Al llegar la hora nos metieron a un salón decorado con recortes, abecedarios y demás parafernia educativa tipo escuela gringa. En ese momento todo mundo estaba en silencio, la tensión flotaba en el aire, yo observando despreocupadamente las caras de terror  de los adolescentes que me acompañaban, regocijándome en la tranquilidad que daba tener ya un lugar en una universidad pública (porque ni de chiste podríamos costear una particular). Claro que también sentí un ligero porcentaje de empatía; finalmente yo también había sufrido mucho en mi momento, había sudado frío y sentido que el mundo daba vueltas, mientras mis manos se congelaban y yo tragaba saliva. Ah, qué recuerdos.

Finalmente tuve en mi poder el cuadernillo y la hoja para rellenar bolitas. Finalmente pude constatar si el afamado examen de la UNAM era tan terrible, tan difícil, tan espantoso, tan endiablada, obscenamente complicado como mucha gente decía. El morbo por saberlo también había sido un motivo para enlistarme en todo ese proceso.

Y el examen era así…..

Mañana, no se pierdan la continuación de este valiosísimo post, donde les revelaré todo lo que ustedes quisieron saber acerca de la UNAM y yo, y claro, las respuestas del famoso examen.

Read Full Post »

Porqué Mr. Darcy es el mejor hombre del UNIVERSO

Escrito Hoy a las 00:35 por sazuka

Haz click en la imagen para abrirla en tamaño completo.

Estaba muy aburrida esta noche de domingo de puente, así que para no ponerse EMO, mi cerebro ha decidido divagar por derroteros más agradables.

¿Quién es Mr. Darcy? Él es el protagonista masculino de la novela de Jane Austen, “Pride and Prejudice” (Orgullo y Prejuicio). No hablaré mucho de Jane Austen,sólo que es una muy famosa escritora británica que produjo seis novelas importantes a principios del siglo XIX. Lo que caracteriza a sus obras es la temática: mujeres pertenecientes a la clase media inglesa que sólo tienen una opción, el matrimonio, y su búsqueda de esposos. Aunque la autora presenta las situaciones por lo general en un tono semi-cómico y sarcástico, no por eso dejan de ser desesperadas, ya que en aquellas épocas quien no se casaba corría el peligro de terminar de arrimada en la casa de algún familiar más afortunado, viviendo de su caridad. Aparte de que corrían el peligro de perder “su honor” y eso las alienaba todavía más de la sociedad.

El problema que tienen la mayoría de las heroínas de Austen es que a pesar de que son jóvenes educadas, leídas y sensibles, no poseen grandes dotes o apellidos nobles que les permitan abrirse paso en un mundo de falsedades, banalidades e hipocresías. Es a través de muchas vicisitudes, malentendidos, problemas más o menos graves, que logran casarse con personajes no sólo ricos, sino también inteligentes, respetuosos, sensibles, heroicos, etc.

Pride and Prejudice es mi novela favorita. Su estilo es rápido y cómico, los chistes son ingeniosos, el argumento es más o menos interesante y sobre todo, los personajes son dignos de recordar. Allí está todo mundo: la muchacha guapa que todo mundo ama, la mamá histérica e ignorante, las hermanas resbalosas, la vecina histérica, el sujeto baboso, etc.

Todo comienza con la llegada a Netherfield del rico Mr. Bingley y un grupo de amigos. Esto pone sobre aviso a la familia Bennet, del vecino estate de Longbourn. Mr. Bennet, un gentleman local (gentleman, significando que era un personaje que posee tierras y por lo tanto no está en la necesidad de “trabajar” propiamente dicho, como los comerciantes) tiene cinco hijas, a las cuales no puede darles una dote decente ya que nunca se preocupó por conseguir más ganancias. Lo peor del asunto es que cuando él se muera, su propiedad pasará a manos de un primo lejano que las echará a todas de allí. Por eso que Mrs. Bennet, una mujer ignorante e histérica, que desconoce el significado de la paalabra discreción, hace todo lo posible para casar a sus hijas a cualquier costo.

Obviamente cuando Mr, Bingley llega, ella pone todas sus esperanzas en el pobre hombre, el cual es amistoso como un cachorrito. Él rápidamente se enamora de Jane, la mayor de las hermanas, que es dulce, bella y perfecta.

Bingley tiene un amigo llamado Mr. Darcy, que es el doble de rico que él, alto y guapo. Pero pronto es despreciado por la sociedad local, ya que es arisco, aislado y arrogante rozando la grosería. Sobre todo Elizabeth (Lizzy) la segunda de las Bennet le agarra un odio jarocho especial por ciertos comentarios hacia su persona que no fueron muy caballerosos. Este odio sólo va creciendo en sus siguientes encuentros, y es mutuo. Lizzy es una muchacha diferente a las demás, apasionada de los libros, un tanto impertinente y extremadamente ingeniosa, con inteligentes comentarios, defensora de sus opiniones, y de su familia (aunque esta sea de lo más disfuncional).

No los aburriré, el caso es que poco a poco el odioso Mr. Darcy se va transformando. A lo largo de la novela se descubren sus motivos, él mismo también va evolucionando, termina haciendo cosas realmente heroicas, todo por el amor que le tiene a Elizabeth, con quien al final se casa desafiando todas las convenciones sociales. Viven felices para siempre.

Ahora que ya están más familiarizados con el personaje, he aquí mis razones para considerarlo EL HOMBRE MÁS GUAPO DEL UNIVERSO.

Haz click en la imagen para abrirla en tamaño completo.

1.- Es alto, guapo, bien formado y rico. XD

2.-Es elegante y sobrio, además de culto. Tiene una enorme biblioteca en Pemberley, ya que le gusta la lectura.

3.- No nació con el don de la socialización, de sentirse a gusto con extraños. De hecho, detesta las reuniones sociales, que se le hacen de lo más insoportables ya que agregamos el factor de su riqueza, lo cual lo hace presa fácil de todas las señoritas ambiciosas y huecas que desean ser su esposa. No ha tenido más remedio que el de ponerse la máscara de frialdad arrogante para que lo dejen en paz.

4.- Es una persona introvertida, que prefiere reservarse sus propios pensamientos y sentimientos. El silencio es su mejor amigo.

5.- En compañía de gente de confianza, es una persona completamente diferente. Todo mundo atestigua que es alguien muy agradable, afectuoso, atento y entretenido.

6.- Se preocupa de ayudar a los pobres, débiles y necesitados sin esperar nada a cambio. Trata con especial cuidado a aquellos cuya situación es mucho más desafortunada. Sus sirvientes lo adoran por ser un buen señor.

7.- A pesar de lo que pudiera manifestar su exterior, es un hombre muy apasionado. Sólo que no puede manifestarlo con facilidad.

8.- Es capaz de arriesgar todo; reputación y vida con tal de proteger a los que él ama. Sin importarle a quién se lleve entre las patas, la felicidad, el bienestar de sus seres queridos es lo más importante para él.

9.- Nunca podrán encontrar nadie más leal, más noble y recto, caballeroso (en la práctica, cuando no se pone su máscara) que Mr. Darcy

Sin embargo, si fuera perfecto sería muuuy aburrido, aquí que también tenemos sus fallas:

1.- Como él mismo admitió, es un supremo egoísta en la práctica, aunque no en principios. Se le fue inculcada la lealtad a toda costa, pero sólo hacia aquellos a quienes quiere, por lo cual para él, toda la humanidad se puede ir al carajo. Un ejemplo muy claro es cómo se las arregló para separar (temporalmente) a Bingley de Jane, sin importarle un comino si esta interferencia hacía infeliz a la dama o a su amigo, aunque él dijera que lo hacía por su bien.

2.- Cree que únicamente lo que él piensa y cree es la única verdad sobre el Universo. Los demás son idiotas ante sus ojos.

3.- Se adhiere plenamente a los prejuicios sociales existentes, a pesar de que él mismo está consciente de la hipocresía de aquellos que lo rodean. Es muy cuadrado y no admitirá otra forma de pensar…eso, hasta que conoce a Elizabeth, a quien le debemos el cambio en su manera de ser, si bien el caballero siempre ha sido en el fondo buena persona.

4.- Se dice que él representa al “Orgullo” en el título del libro, ya que se encuentra plenamente consciente de su “superioridad” social y a la vez moral. Juzga y clasifica a todos aquellos que no actúan según lo que él considera es correcto, sin ponerse a pensar o comprender las causas que los hacen ser así. Asímismo no cree que esas personas valgan la pena o tengan alguna buena cualidad, una vez más, son bichos inmundos ante sus ojos. XD

5.- Es muy cuadrado. Dice que su buena opinión, una vez perdida, ha sido perdida para siempre. Su mundo se basa en buenos valores, pero es demasiado estricto al aplicarlos.

6.- Tiene los estándares muy altos (en todo),no sorprende que se aburra. Busca demasiadas cosas y personas perfectas, pero nunca las va a encontrar.

La imagen ha sido reducida. Click en la barra para ver la imagen en tamaño completo. El tamño original es de 545×480.

Haz click en la imagen para abrirla en tamaño completo.

En pocas palabras, Mr. Darcy es un antisocial como yo. Por eso me cae tan bien.

Lo malo (y bueno) es que él no existe en la vida real, así que por siempre podremos suspirar por un Mr. Darcy ¿Encontraré alguno así en mi vida? Lo dudo mucho. Y tampoco creo que conozca alguna vez a un Lizzo Bennet.

Ese que ven aquí es Colin Firth, quien interpretó a Mr. Darcy en la miniseria de la BBC en 1995. Hubo una película con Keira Knightley y un fulano en 2005, pero para mí Firth siempre será el único e inigualable Mr. Fitzwilliam Darcy of Derbyshire.

Read Full Post »

Entre la gran expectación (sí, cómo no) que produjo la anterior entrada referente a mi mala salud decidí meter un apartado medio culto acerca de algo que leí hace poco: la tragedia de Medea. Esta es una de las 19 piezas que escribió Eurípides.

Medea no se compara con las otras dos que había leído anteriormente: “El cíclope” y “Alcestes”. Tiene una fuerza, una profundidad, un sentido tan trágico, tan oscuro que me ha dejado gratamente sorprendida a pesar de lo truculento de la historia.

Todo empieza con los sirvientes de Medea lamentándose de la terrible situación por la que están pasando. Jasón, con quien su ama se había “arrejuntado”, abandonando y traicionando a su familia por el amor que la consumía, dándole hijos y siguiéndole a todas partes en su búsqueda del Vellocino de Oro; se ha casado con la hija de Creón, rey de Corinto, apenas llegaron a dicha isla. Esto sin importar que anteriormente él ya se había casado con Medea.

Dicha mujer se lamenta furiosa de la suerte que le ha tocado. Está hecha una fiera, la vista de sus hijos le es odiosa pero además parece que está loca por el dolor y la indignación. Pero esta es una locura lúcida porque está bien consciente de qué la causa. No se deja llevar actuando sin ton ni son, sino que sus palabras son precisas, casi pensadas con frialdad pero aderezadas con la pasión de quien ha sido traicionado.

No era para menos; no sólo Jasón se vuelve a casar sino que repudia a ella y a sus hijos, enviándolos a una casa aislada apartados de la dignidad que les correspondiera. Como si fueran apestados.

En eso llega Creón, el rey de la isla de Corinto. Le ordena a Medea que so pena de muerte, ella y sus hijos deben de abandonar sus tierras de inmediato pues corren rumores de que la ofendida ha proferido palabras peligrosas sobre Jasón, Creón y su hija. El rey no se arriesgará ya que tiene fama de temible hechicera.

La susodicha arremete contra Creón con sabias e hirientes palabras, pero al final, respondiendo a sus propias maquinaciones acaba por convencerlo de que le deje un día para poder arreglar sus cosas y partir. Él acepta.

Luego que se va, Medea comienza a urder sus oscuros planes hasta que es interrumpida por Jasón. Ahí comienza un acalorado diálogo donde ella le acusa a él de ser un traidor desconsidera con ella pero sobre todos con sus hijos, pues es capaz de abandonarlos a su suerte y además permitir que sean expulsados de su lado sin sentir remordimeinto alguno. Aparte ella le recrimina que a causa del amor que por él sentía, ella hubiera sido capaz de darle la espalda a su familia y a sus amigos, cometer asesinato, embarcarse hacia la nada con él, dándole descendencia, auxiliándole en todo lo que se pudiera, incluso salvándole la vida en algunas ocasiones. ¿Y todo para qué? Para que a la primera oportunidad la humillara desposándose con otra.

El airado Jasón le responde que, típicamente desde hace más de dos mil años “no eres tú, soy yo”, alegando que él no se había aburrido de su lecho conyugal sino que se había desposado con la hija de Creón por el bien de sus hijos. De esta noble joven procrearía niños que serían hermanos de los otros pequeños, creciendo juntos en palacio, tomándose un gran cariño que posteriormente auxiliaría a los hijos de Medea. ¿Y la madre? Esa quién sabe, pero los niños estarían bien siendo hermanos de príncipes.

¿Y entonces, si tanto los amaba, porqué los alejó de su lado? Es lo que Medea no se puede explicar. Jasón le da la vuela al asunto, finalmente era lo que él tenía que hacer, casarse nuevamente “por el bien de todos”. Se va enfurecido, dejando a la protagonista concretar su plan de acción.

Ella toma una determinación: la humillación, el oprobio, la traición han sido de tal magnitud que no pueden ser perdonadas. Jasón la ha provocado y ella no se permitirá ser pisoteada, ni dejará que sus hijos sufran humillaciones. Nos revela su plan y prosigue a ejecutarlo.

Adoptando el tono de la siempre familiar mujer mexicana abnegada y estúpida, manda a llamar a Jasón. Con docilidad fingida, actuando como que ha entrado en razón, admite que su antiguo amante es el hombre más inteligente sobra la faz de la tierra. Acepta que su casamiento ha sido una gran idea, así que espera que sus dos niños sean aceptados en el palacio de Creón. Para ello decido enviarle a la princesa sendos regalos por medio de los chicos: una corona de oro y un manto precioso.

Después de un rato Jasón y los infantes retornan a la casa de Medea; la operación fue un éxito, a la hija de Creón le encantaron los regalos y los niños podrán quedarse junto a su padre, quien vuelve a Palacio.

Aquí comienza la parte más dramática de la Historia. Ya desde antes había revelado su propósito: matar a sus hijos. Nada podría causarle más dolor a aquel que la había traicionado que el hacerle perder a lo que más amaba. La corona y el manto estaban envenenados; cualquiera que lo tocase moriría atrozmente. Medea no esperará a averiguar si resultó o no el artificio, forma parte de una estirpe de poderosas brujas y está segura de su éxito.

Deshaciéndose en lágrimas (me imagino) o impasible, pero siempre atormentada, toma un puñal y le da muerte a sus pequeños, quienes gritan e imploran sin que nada pueda impedir el baño de sangre.

Mientras tanto nos enteramos que la hija de Creón apenas se probó los regalos, fue sometida a una tortura espantosa. La corona le encendió la cabeza en llamas, el precioso manto se le adhirió al cuerpo, carcomiéndolo hasta que este sólo fue un montón de huesos de los cuales se desprendía la carne calcinada a pedazos (así lo describen, yo no lo inventé). Su padre atraído por los gritos entró a la habitación pero ya era demasiado tarde. Ciego por el dolor corrió a abrazar a su hija, consumiéndose de la misma manera.

Jasón se dirige enfurecido a la casa de Medea. Desesperado golpea las puertas. Cuando estas por fin se abren se nos muerta la temible escena: los dos niños al fondo, muertos ya por el puñal de su madre.

Jasón la confronta y ella simplemente le responde que todo lo ha causado él con su imprudencia, con sus bajos actos. Él se lamenta amargamente por la muerte de sus hijos, quiere que al menos se le deje acariciarlos por última vez, pero la madre no se lo permite. Los toma entre sus brazos, se sube a un carro alado tirado por dragones y le dice que ni siquiera le será permitido darles sepulcro, que ella lo hará. Porque ella es su madre, la que les dio la vida y sólo a ella correspondía darles la muerte.

Jasón se queda vivo, sólo y miserable para sufrir por el resto de sus días (eso quiero creer). Medea también vive pues sabe la gravedad de lo que ha hecho, pero no se arrepiente. Con eso vivirá hasta el fin de los tiempos.

———–

Cuando mi hermano la leyó, se quedó horrorizado. Ciertamente no es algo para aplaudirse, pero Medea es la única y la excepcional mujer de la literatura. A diferencia de sus contrapartes del siglo XXI, ella no esperará resignada a que la promesa de un mundo mejor le recompense los males sufridos en esta tierra. Ella fue traicionada, humillada, le quisieron ver la cara. Pero no puso la otra mejilla sino que hizo pagar a su ofensor carísima su traición.

¿Qué esperaba Jasón?¿Salirse con la suya? Claro, como millones de hombres (y mujeres) de todas las épocas han hecho a su prójimo durante siglos. ¿Tal vez aprovecharse de aquél que consideraban débil? Pues Medea estaba sola en el mundo, lejos de cualquier amigo. Sólo a sus hijos tenía, pero prefirió matarles a dejar que fueran humillados así como ella lo había sido. Porque ella les daba la vida, también les daba la muerte. Tal vez Creón sospechaba que algo podría hacer, y eso que no la conocía. En cambio Jasón, con quien había convivido, la subestimó torpemente.

Idiota.

Se quedó sin flamante esposa, sin suegro, sin descendencia. Y se vida le fue perdonada, para que sufriera. Medea lo dejó todo, le dio su propia existencia , y él solo tuvo ingratitud para con ella. ¿Creyó que le iba a ver la cara? Pues no. Porque Eurípides la hace hablar, abordar un problema que al parecer tiene más de dos mil años: la mujer en desventaja con el hombre, que tiene que sufrir en silencio; o bien la del débil o del desamaparado o de aquel que da todo por algo para que la final los demás le escupan en la cara. Sin olvidar al que es temido por los mentecatos por sus superiores capacidades. Como la protagonista le dice a Creón; los habitantes de Corinto, el rey mismo, la miran con recelo porque es extranjera, inteligente y poseedora de un gran conocimiento. Sombras que aterrorizan a los más mezquinos, a los más mediocres.

La fuerza única que Medea posee en su interior, le da el valor necesario para cometer sus acciones. Las medita, las ejecuta, y sigue viviendo. Consciente de lo que hizo, aceptando sus consecuencias, responsable de sus acciones.

Este libro debería ser obligatorio en todas las escuelas de México. Si tuviéramos más Medeas, no habría tantas mujeres golpeadas.

No les digo que la imiten, no se la vayan a tomar literalmente hijos míos. Sólo digo que ante la adversidad, la bajeza de los otros, lo mejor que podemos hacer es tener la cabeza bien alta, ser fuertes y seguir viviendo cada día como si fuera el último. Dar lo mejor de uno en lo que se haga es mandar a la oscuridad a los hijos del oprobio. Eso digo yo.

——

En la próxima entrada, cómo estuvo mi hospitalización y algunas cosas más.

Read Full Post »

Aburrida

Dibujé con el mouse sin mucha dedicación.

Dama

Read Full Post »